El misterio de los productos femeninos

Siempre me ha parecido que cierta publicidad orientada al sector femenino era, como poco, ridícula. Tomo como ejemplo cualquier anuncio de compresas o tampones que se haya realizado en los últimos treinta años, con una excepción: aquellos protagonizados por la mujer de rojo, que me hacen mucha gracia («Hola, soy tu menstruación»). Porque sinceramente os digo, lo último…