De relatos: La maldición. Parte nueve: Prima.

La luz se colaba por el agujero de la cerradura. Una cerradura que se abría con una simple llave de hierro. No hacía falta más que introducirla en el lugar que le correspondía y girarla hasta que el pestillo se retirara y, después, solo quedaría abrir la puerta. Al otro lado estaba el sol, sin…

De relatos: La maldición. Parte ocho: Vespertino.

En las películas todo parecía más sencillo. Conseguías una pista, buscabas expertos y ellos te ayudaban a descubrir la verdad. Pero Raina solo tenía una fotografía de una mano marcando el Kir Magan. La guardaba en su móvil sin saber a quién poder mostrársela, sin saber qué hacer con ella. Invadía sus sueños de noche…

De relatos: La maldición. Parte siete: Nox intempesta.

Se levantó de la cama. Otra noche sin poder conciliar el sueño. Conocía la rutina que debía seguir llegado a esta situación, pero su voluntad decidió ignorar todas y cada una de las directrices que su enésimo psiquiatra le había pautado y, después de hacer pis, se fue directo al sofá. —Uve, enciende la tele,…

De relatos: La maldición. Parte seis: Aurora

Laila, medio dormida, buscó su mano. Ella llevaba un rato despierta. Tampoco es que hubiera dormido mucho, la necesidad de estar alerta, de vigilar que Laila estuviera bien, fue muy superior al sueño. Aún quedaban unos minutos para que amaneciera. La observaba respirar mientras sostenía su mano. El nuevo busto de Laila estaba cubierto por…

De relatos: La maldición. Parte cinco: Nocturnal

Oren miraba a las escaleras que le llevarían a la superficie. En su nueva casa, si se le podía llamar así a aquella madriguera en la que apenas cabía él, había unas escaleras al fondo. Excavadas en la tierra y apuntaladas con madera, se dirigían hacia arriba en una inclinación imposible, y eran estrechas, pues…

De relatos: La maldición. Parte cuatro: Atardecer.

A Raina le encantaba aquel lugar, era sin duda alguna su preferido en aquella ciudad llena de museos deslumbrantes, de emplazamientos con diseños que te dejaban sin aliento. La habitación de Laila era su refugio, donde encontraba paz y calma, donde sentía que encajaba, lo más parecido al hogar que recordaba y añoraba. Y ahora…

De relatos: La Maldición. Parte Tres: Cenit

—Me llamo Raina —le dijo a su reflejo en el espejo del baño —, hija de Mâlik y Ghaada, hermana de Kamra. —Un mantra que se recitaba cada mañana desde hacía quince años —. Nací en Taht Alardi, la ciudad subterránea, hace veintidós años, tres meses y nueve días. —No quería olvidar quién era realmente…

De relatos: La maldición. Parte dos: Luz

Oren y Yosef eran idénticos por fuera, la misma mota de polvo duplicada, el mismo copo de nieve dividido en dos. Pero por dentro, por dentro ya era otro cantar, uno que desafinaba. Porque a Yosef jamás se le hubiera ocurrido traspasar la frontera y adentrarse en terreno prohibido, el que estaba salpicado de pinos…

De relatos: La maldición. Parte uno: Oscuridad

Extendía su mano derecha en dirección a su hermana pequeña, rogándole que la cogiera, que deshiciera sus pasos y regresara a lugar seguro. —Por favor, no seas terca, volvamos a casa. —¿Por qué?, ¿eh?, ¿por qué tenemos que hacerlo? Estoy harta, me da igual lo que digas, voy a ver el amanecer. —Ya sabes por…

De literatura con «L» mayúscula

Para este veintiuno de febrero os traigo tres recomendaciones literarias. Tres recomendaciones que tienen en común que una chica ama a otra. Hoy os voy a hablar de literatura lésbica y lo primero que debéis saber es que la literatura lésbica no existe. «¡Hala!¡Pero qué dices loca!». Lo que lees, que, en mi opinión, porque…