De dragones con barbas

Ilustración: Nuria Diez Crespo

 

Es muy habitual que las historias, las fábulas y los cuentos, sean una forma de transformar o modelar la realidad. Convertimos la vida en ficción, a veces de forma literal, a veces las mezclamos con sueños, teorías y nuestra manera de intentar entender el mundo, de darle un sentido o una explicación, de extraer una lección de él. Después agitamos la coctelera y listo: hemos creado un mundo alternativo, una vida alternativa, le hemos dado cuerpo a la fantasía.

Sí, esto es lo más habitual, que la realidad se vuelva ficción, pero que lo más normal sea que el tren lleve esa dirección, de lo tangible a lo intangible, no quiere decir que no pueda hacer el trayecto de vuelta. Por eso, a veces, la ficción entra en la realidad y la cambia. O, sin ponernos tan profundos y filosóficos, a veces, es posible encontrarse con algo de allí aquí. Porque chicos y chicas, pequeños y mayores, los dragones existen, vaya que sí. Puede que no sean pequeños ni negros, que no tengan alas ni escupan fuego como el de María y sus dos mamás. Puede, también, que solo sea vegetariano a medias, que a parte de la fruta y la verdura coma insectos. ¿Acaso importa? A mi hijo Lope nada de nada. Y, a mí, tampoco. Os presentamos a “Lagarti”, el auténtico dragón en miniatura.

 

“Lagarti”, nuestro Dragón barbudo.

 

P.D.: Ahora es un bebé, cuando crezca a Lope le ocupará todo el brazo. 😛

Anuncios

3 respuestas a “De dragones con barbas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s