De relatos: La maldición. Parte veintitrés: Galicinio.

Rashîd embestía la puerta con su hombro una y otra vez. Tenía que entrar como fuera, así se rompiera varios huesos en el intento. Mejor eso que morir. Cualquier cosa era mejor, hasta quedarse sin brazo. —¡Abre la maldita puerta! —gritó y golpeó la cerradura con la suela de su bota—. ¡Ábrela ya, Oren! ¡O…

De relatos: La maldición. Parte veintidós: Madrugada

El despertador sonó horas antes del comienzo del amanecer. Yosef se desperezó haciendo un gran esfuerzo, el cansancio empezaba a acumularse, más por el peso que contenían los últimos días que por no descansar bien. Se les acababa el tiempo, nunca habían tenido el suficiente según él, pero los días pasaban uno tras otro y…

De relatos: La maldición. Parte veintiuno: Medianoche.

La luz se fue y Tarêq permaneció de pie en silencio, intentando contener todas las emociones, tomando aire por la boca poco a poco, limpiándose las lágrimas que descendían por sus mejillas y sorbiendo las que se le iban por la nariz. No sabía si lloraba de alegría o de pena, no sabía qué sentía…

De relatos: La maldición. Parte veinte: Ocaso.

Tarêq miraba y miraba la imagen de sí mismo atrapada en aquel aparato extraño. Llevaba haciéndolo minutos en silencio, sentado en una silla frente a la mesa de comer de Oren, con las manos sobre sus piernas sin atreverse a tocar el rectángulo negro. Raina estaba frente a él y Oren no dejaba de caminar…

Del último esprint

El dos mil veinte está llegando a su fin, a la última curva antes de lanzarse directo a la meta. La mayoría tenemos unas ganas terribles de decir adiós a este fatídico año, lo malo es que el que viene no tiene pinta de que vaya a mejorar demasiado, ojalá me equivoque. Como es mejor…

De relatos: La maldición. Parte diecinueve: Concubio.

  Como un virus. Así sería la revolución. Como un organismo microscópico que penetra sin ser visto y que infecta una por una las células del cuerpo. Las trasforma, las cambia y dejan de hacer su cometido. Replicarán el ADN del nuevo huésped extendiendo la enfermedad. Un virus silencioso y en estado latente hasta que…

De relatos: La maldición. Parte dieciocho: Vigilia.

Tenía hambre y tuvo que hacer un esfuerzo por recordar cómo se buscaba algo de comer sobre la tierra y bajo ella o mucho más arriba, en las ramas de los árboles. Aún le quedaba el vago conocimiento de que no todo se podía buscar en la misma época del año, que cada fruto de…

De relatos: La maldición. Parte diecisiete: Conticinio.

La verdad, ¿dónde se encontraba? Eso se preguntaba Laila mientras permanecía de pie mirando al Kir Magan. ¿Existió alguna vez? ¿O siempre fue como aquel muro? Fabricado a medida para mantenerlos separados. —¿Dónde está Raina? —Eso le había preguntado a Yosef, pero como lo único que hizo fue bajar la mirada tuvo que insistir—. ¿Dónde…

De retos blogueros

Hace unas semanas mi querida compañera cylconita, Kate Lynnon, me lanzó un reto desde su blog. A mí este tipo de cosas me ponen un poco nerviosa y me dan mucha pereza, basta que me preguntes algo en concreto para que no se me ocurra nada de nada, pero como Kate me cae bien he…

De relatos: La maldición. Parte dieciséis: Meridión.

El tiempo entre medias, ¿para qué servía? Dependía de a quién le preguntaras. No hay nada más relativo que el paso del tiempo, nada tan variable. Para Yosef era desesperante. Una losa pesada; una tortuga gigante y lenta. Se movía despacio y le oprimía el pecho. Cuanto más comprobaba los minutos en el reloj, menos…